Superalimento de la vida cotidiana – superalimento tomate

El personal de salud que son nutricionistas deben motivan a la gente a comer alimentos saludables, comunicando el conocimiento especializado de una manera viva y práctica. En la siguiente serie de artículos (busquelas en nuestro blog como “superalimentos”, presentamos algunos de los alimentos más saludables de la historia y explicamos por qué son tan saludables y cómo prepararlos de manera óptima: en esta ocasión toca el turno de superalimento tomate.

Lo mejor de todo es: Estos alimentos son muy saludables y de ninguna manera caros, exóticos o que sólo se pueden conseguir en tiendas selectas a precios inflados. Son alimentos cotidianos que vemos todos los días en el supermercado y esperamos poner más a menudo en nuestro carro de compras en el futuro.

Biológicamente hablando, es en realidad una fruta, aunque en  la cocina es más probable que se llame vegetal. Estamos hablando del superalimento tomate.

Para disipar un mito: sí, es cierto que el tallo y las partes verdes del tomate contienen sustancias potencialmente tóxicas, pero están presentes sólo en pequeñas cantidades y no causan ningún daño en los niveles de consumo habituales. Además, es fácil utilizar tomates maduros y quitarles el tallo, eliminando así el problema por completo.

El tomate es un gran ejemplo de cómo la elaboración de alimentos también puede tener un efecto positivo en el contenido de nutrientes y la capacidad de absorción de algunos nutrientes. Básicamente, muchos expertos en nutrición recomiendan una gran proporción de alimentos frescos o crudos.

Sin embargo, en contra de la mayoría de las expectativas, el ingrediente por el cual el tomate obtiene su merecido lugar en la gama de los superalimentos cotidianos está en realidad en mayores cantidades en los tomates calentados. Se trata de la sustancia vegetal secundaria “licopeno”, que pertenece al grupo de los “carotenoides”.

 El papel del licopeno en la salud incluido en los tomates.

Según muchos estudios, el licopeno desempeña un papel importante en la prevención del cáncer de próstata, de útero y de otras enfermedades cancerígenas. También es importante mencionar la investigación que ha demostrado que el consumo del superalimeto tomate y su licopeno actúa como una especie de protector solar desde el interior, ya que el licopeno, como fuerte antioxidante, reduce el daño al ADN a través de la luz solar.

Sin embargo, el riesgo de enfermedades cardiovasculares, como los ataques cardíacos o los accidentes cerebrovasculares. Ello se debe a que esta sustancia vegetal secundaria de los tomates probablemente protege las paredes internas de los vasos de la oxidación del colesterol LDL “malo” y, por lo tanto, de la arteriosclerosis e inhibe una enzima llamada “HMG-CoA reductasa”, que es en parte responsable de la producción de colesterol y, por lo tanto, ayuda a regular los niveles de colesterol. Los bajos niveles de licopeno fueron una de las principales causas del aumento del riesgo de mortalidad en un gran estudio en el que participaron más de 12 mil personas.

Por eso se entiende que el papel del superalimento tomate en nuestra dieta: es decir el licopeno es en algunos casos incluso más eficaz que otras sustancias del grupo de los carotenoides y que, por lo tanto, los tomates deberían desempeñar un papel fundamental en nuestra dieta porque son en muchos casos la principal fuente de licopeno para nosotros.

Una cuestión de la temperatura correcta

Un equipo de investigación en el Reino Unido midió los cambios en el contenido de varios nutrientes a diferentes temperaturas de preparación y llegó a la interesante conclusión de que no es posible decir en términos generales que todos los nutrientes se pierden por igual a ciertas temperaturas.

En efecto, aunque esto es cierto en lo que respecta al contenido de vitamina C de los tomates, que se ha reducido en casi un tercio al cocinarlos durante media hora, el contenido de licopeno ha aumentado en más de un tercio en el mismo período de cocción.

Este aumento de la disponibilidad de carotenoides puede observarse no sólo en el licopeno del tomate, sino también en el betacaroteno de la zanahoria y en varios otros, cuya disponibilidad también aumenta muchas veces cuando se calienta.

Sin embargo, como los tomates también proporcionan otros nutrientes importantes además del licopeno, creo que es aconsejable comer simplemente una mezcla de tomates crudos y cocidos. Así, al final del tiempo de cocción, uno puede simplemente añadir algunos tomates crudos a la salsa de tomate y así obtener lo mejor de ambos mundos.

Además, lo ideal es que los tomates no se coman solos, sino combinados con una fuente completa de grasa, ya que esto favorece la absorción del licopeno. Sin embargo, pienso más en unos anacardos rallados con copos de levadura sobre la pasta con lentejas boloñesas o un aderezo de almendras o aguacate sobre la ensalada de tomate, no en aceites aislados, nosotros lo vemos por el lado vegano.

¿Deben ser tomates nuevos todos los días?

Si no tiene tomates disponibles en un día determinado o prefiere comer otra cosa, los pimientos rojos, la remolacha, las cerezas, las sandías y otros alimentos rojos también proporcionan licopeno, pero no en la misma cantidad que los tomates.

Si el licopeno es el presunto ingrediente efectivo del superalimento tomate, ¿no podríamos tomar un suplemento de licopeno por conveniencia? Como demuestran los estudios clínicos comparativos, incluso en el caso del licopeno, los suplementos no tienen el mismo efecto positivo que los tomates enteros.

Por el contrario, se ha demostrado incluso que la suplementación con carotenoides individuales aislados impide incluso la absorción de licopeno, aumentando así el riesgo de enfermedad a diversos niveles. Estos resultados no implican que bajo ninguna circunstancia se deban tomar suplementos alimenticios, sino que en la gran mayoría de los casos nada puede igualar el efecto de un alimento completo, que además suele ser incluso más barato que el nutriente aislado en la cápsula.

El mensaje central es fácil de entender: la clave para la salud a largo plazo es la comida integral, los alimentos de origen vegetal. Y como parte de esta dieta, el superalimento tomate deberían estar en el menú todos los días como salsas, ensaladas, pastas para untar y más gracias y esperamos tus comentarios.

 

 

 

Superalimentos de la vida cotidiana – superalimento brocoli

Deja un comentario