Preparación de sopa de col de Bruselas realmente fácil

Yo creía hace muchos años que la sopa de col de Bruselas son asquerosas o mejor dicho… nada sabrosas, y ahora son un manjar!  ¡Pediré más!” – Esto lo dijo un amigo de mi hija, que llego hace unos  días a visitarla y se quedo a comer con nosotros.

Para esta comida, me propuse el objetivo de hacer la sopa con coles de Bruselas, que sinceramente he odiado desde que iba en el kinder (aquí se dice a las guarderías o primera escuela de los niños en México) toda mi vida. La suave, recocida y lo amarga de esta verdura, así como las aburridas hojas que flotaban en la sopa me asustaban, ¡literalmente siempre estaba temblando cuando me servía esta sopa mi mama!.

Recordando como se hacia esta sopa que se sirve directamente de la olla, le sugeriré cómo hacer una deliciosa sopa de coles de Bruselas que cambia vidas.

La sopa requiere el uso, obviamente de una olla y una sartén, porque las coles de Bruselas se preparan por separado y ya después se añade la sopa hervida, por ellos los dos utensilios.

INGREDIENTES para 4 personas

600 gramos de coles de Bruselas frescas,
Una cebolla puede ser de la morada o la clásica blanca
sal y pimienta al gusto
6 papas o patatas medianas
3 zanahorias finas
Un manojo de apio
Aceite de oliva
Cúrcuma opcional – Añado un poco cuando cocino la sopa en invierno, pero esto no es  indispensable o necesaria para esta receta.

CÓMO SE PREPARA

Comienza colocando una olla con agua fría (2 a 3 litros) en un fuego alto, Pelar y lavar las patatas o papas.
Cuando el agua empiece a hervir, reduce el fuego a medio y añade un poco de cúrcuma en polvo (al final una cucharita). Si la cúrcuma no la tienes a la mano, puede saltarse este punto sin perjudicar el sabor.
Corta las patatas en dados y ponlas en la olla.
Añade las zanahorias cortadas y un cuarto de apio entero.
Añade un poco de pimienta (1/4 de cucharadita) y una cucharadita de sal o al gusto, cubre la olla con una tapa y déjala a fuego medio.

Preparar las coles de Bruselas – pelar las hojas superiores, cortarlas en cuartos, cortarlas por dentro para que las coles de Bruselas no sean amargas.
Calentar una cucharada grande de aceite de oliva en una sartén, echar cebollas finamente picadas sobre ella, espolvorear con pimienta, mezclar todo.

Cuando la cebolla esté ligeramente glaseada, añadir las coles de Bruselas, mezclar bien, salar ligeramente y freír durante unos minutos sin dejar de remover, para no quemar la cebolla o las coles.

Después de un máximo de 8 a 10 minutos las coles de Bruselas están listas. Apaga el fuego de la sopa, añade las coles de Bruselas a la olla, mézclalas y… listo a comer.

Como es el caso de la mayoría de las sopas, sabe aún mejor después de unas horas, cuando se queda reposando y con eso toma mejor sabor. Puedes guardarlo en la nevera o refrigerador hasta el día siguiente (siempre y cuando no lo dejes caliente, debido a las cebollas por las que se agria la sopa).
El punto sobre compartirles esta receta de sopa de col de Bruselas , fue lo que me comento mi hija después de que probo esta sopa.

“Entonces, Alejandro (amigo de mi hija), ¿Cómo me quedo la sopa de hoy?”
“¡Estaba deliciosa, me lo comí toda!” ( y si se lo comió toda, en realidad).

Entonces pensé realmente no me queda mal esta sopa.

Así que, damas y caballeros, la magia de las coles de Bruselas está ahora a su alcance, pruébenla, y definitivamente cambiará su vida – de la lista de platos o comidas odiados, la sopa de coles de Bruselas pasará a la lista de platos muy populares y sabrosos.

Buena suerte con esta receta y espero tengas una sabrosa sopa de col de Bruselas 🙂 Hazme saber cuáles son sus impresiones, espero que sean igualmente positivas, de todos modos si tienes alguna otra receta vegana o natural para preparar mándamela y con gusto la publico saludos tu amiga Ana Vegana.

Deja un comentario