Perder peso con laxantes: ¿buena o mala idea?

Al momento de tomar la decisión de seguir una dieta, puede resultar algo tentador comenzar a perder peso con laxantes. Al pasar las heces de esta manera, invade la esperanza de perder todos los kilos de más rápidamente sin hacer ningún esfuerzo real. Sin embargo, los laxantes se consideran una droga, y, por lo tanto, el uso de los mismos no debe tomarse a la ligera.

 

¿Por qué usar laxantes?

El laxante es un medicamento utilizado para combatir el estreñimiento. Su efecto principal es estimular el tránsito intestinal para provocar deposiciones más frecuentes, por lo que, obviamente, perder peso con laxantes funciona bastante bien. De hecho, es una práctica bastante común ya que el 10% de las mujeres admiten haber usado al menos una vez laxantes para perder peso.
Sin embargo, debes tener en cuenta que al usar este medicamento perderás peso, pero no necesariamente el peso que en un principio pretendías perder. Cuando decides ponerte a dieta, sin duda el objetivo principal es perder grasa, y el laxante no elimina la grasa. Bajar de peso con laxantes solo hará que pierdas agua y alimentos que no hayan tenido el tiempo suficiente para ser digeridos.

¿Dónde podemos encontrarlos?

Todas las farmacias ofrecen laxantes de venta libre. Los precios varían según la cantidad de laxantes, la marca y la farmacia, por lo tanto, puedes tomar la decisión de perder peso con laxantes sin la obligatoriedad de consultar antes a un médico. Además, existen ciertos alimentos como la alcachofa y las ciruelas pasas que naturalmente tienen este efecto en el cuerpo.

 

Perder peso con laxantes: ¿es seguro?

La mayor parte del agua que consumes se pierde al usar laxantes. El cuerpo, por naturaleza, necesita estar constantemente hidratado, por lo que, si pierdes agua, te estarás poniendo en peligro, y esto se puede traducir rápidamente en problemas de salud como calambres, fatiga extrema, dolores de cabeza e infecciones. Ten en cuenta el hecho de que, a la larga, la deshidratación puede ser mortal.

Otro problema real es recuperar todo el peso perdido después de eliminar los laxantes. Esto se debe a que estás perdiendo agua y no grasa, como ya te advertimos anteriormente, y, por lo tanto, no verás ningún efecto físico en tu cuerpo. Por el contrario, el mismo intentara almacenar agua tan pronto como reanudes tu vida normal.

Perder peso con laxantes interrumpe todo el sistema digestivo. Este se vuelve frágil, puede irritarse y ocasionalmente puede convertirse en un gran refugio para las bacterias. En cualquier caso, tu cuerpo intentará decirte que le está yendo mal. Diversos estudios han demostrado que los tumores digestivos suelen aparecer con más frecuencia en las personas que han utilizado este método durante mucho tiempo.

El laxante es una droga que puede volverse adictiva. El cuerpo se acostumbra a su efecto y siempre te pedirá más. Cuanto más tomas, más pierdes y más insatisfecho estás, y es así es como inicia el proceso de anorexia.

Entonces, ¿cómo perder peso de forma saludable?

El mejor consejo que te podemos dar es que te olvides de la idea de perder peso con laxantes de inmediato. La manera más efectiva de perder peso es seguir una dieta saludable comiendo todo menos en cantidades razonables. Además, debes beber al menos un litro y medio de agua al día y realizar alguna actividad física regularmente.

 

 

 

 

Dieta crudívora o cruda, Cómo preparar y alimentos permitidos

Deja un comentario