Percy Bysshe Shelley fue la primera celebridad vegana

Percy Bysshe Shelley (el marido de Mary Shelley, autora de Frankenstein) es considerado uno de los poetas más influyentes del idioma inglés. Ya a principios del siglo XIX abogó por una dieta vegana… como lo oyes bien- para él, el consumo de animales era una injusticia y una barbarie como para muchos de nosotros en la actualidad.

Si hubiera habido revistas de chismes o celebridades en la Inglaterra de principios del siglo XIX, Percy Bysshe Shelley seguramente habría aparecido en las portadas de esas revistas. El guapo e inteligente hijo de una familia rica nació en Sussex en 1792.

Pero en lugar de buscar la fama y la gloria, se dedicó a la poesía romántica, sedujo a las mujeres con sus poemas y se rebeló contra las limitaciones de la sociedad.

Para él está claro por qué la gente tiende a la violencia hacia los demás. Quien usa la violencia contra los animales no está lejos de usar la violencia contra sus semejantes.

Rebelde moderno

La crítica de Shelley estaba dirigida contra toda hipocresía. Durante sus estudios en Oxford, escribió su primera diatriba  (un escrito violento o injurioso). En sus viajes por Europa trata con textos de los antiguos griegos, en los que se asumía que Pitágoras había consumido una dieta puramente vegetal. (Mucho antes de que los términos “vegetariano” o “vegano” fueran usados, los primeros vegetarianos o veganos se llamaban a sí mismos pitagóricos).

Inspirado por John Frank Newton, autor de “El retorno a la naturaleza” y paciente del Dr. William Lambe, autor de “Agua y nutrición vegetal”, Percy Bysshe Shelley escribió su famoso ensayo “Una reivindicación de la dieta natural” en 1813.

Shelley recomienda una dieta vegetariana natural para una mente y un cuerpo saludables. El cuerpo humano está hecho para una dieta puramente vegetal, argumenta en su ensayo.

La violación de la humanidad

Shelley es una de las primeras personas en creer que la forma en que la gente trata a los animales es equivalente a la forma en que tratan a otras personas. Escribe que el sacrificio de animales para la alimentación no sólo es la raíz del crimen entre los humanos, sino también la causa de todos los demás actos inmorales y criminales de los humanos.

Shelley está convencido de que quienes, por su trabajo, se ven obligados a desperdiciar el valor de la vida e ignorar el tormento de otros seres vivos no son aptos para la buena voluntad y la justicia necesarias para el funcionamiento de una sociedad civilizada.

“¿Cómo podemos esperar que las personas que causan la carnicería y la tortura mantengan su sensibilidad a la naturaleza, la visión de los animales destinados únicamente al matadero?”

Así que si el consumo de productos animales, concluye Percy Bysshe Shelley, es un obstáculo para una sociedad humana pacífica, ¿Cuán irresponsable es la injusticia y la barbarie hacia estas miserables víctimas?

El primer llamamiento a los derechos de los animales

A través de la acción del hombre, los animales se ven obligados a vivir una corta y miserable vida de esclavitud y enfermedad, en la que se abusa de sus cuerpos y se hieren sus sentimientos sociales. Sería mejor, escribe Shelley, si un ser sensible nunca hubiera vivido que tener que existir solo para soportar la miseria.

La opinión generalizada de que los animales son máquinas insensibles e irreflexivas es una falacia y no necesita más discusión.

“Debemos disfrutar de la vida y no excluir a otros de disfrutarla también.”

En su ensayo, Shelley se refiere, entre otros, al escritor griego Plutarco, que nació en el año 45 y que más tarde criticó en sus escritos el consumo y la explotación de los animales.

Adelantado a su tiempo

Los pensamientos críticos de Percy Bysshe Shelley a lo largo de su vida giran en torno a esas cuestiones que se discuten cada vez más hoy en día: El vínculo entre la dieta y ciertas enfermedades comunes, el impacto ambiental y si los animales necesitan derechos. Como Abu Al Ma’ari, (del cual hablamos en un articulo anterior aquí en mi blog) Shelley se adelantó a su tiempo. Vigilado por la policía y condenado al ostracismo por la sociedad a causa de sus escritos, pasó la mayor parte de su vida en el extranjero. Vivió con pocos medios económicos.

El modelo del Dr. Frankenstein

Shelley, que también es crítico con la institución del matrimonio, deja a su primera esposa Harriet después de tres años por la entonces joven de 16 años Mary Wollstonecraft. Sólo tres años después, la hija de un filósofo y una feminista escribe “El monstruo del Dr. Frankenstein”, una de las primeras novelas de ciencia ficción de la historia.

La inspiración para esto le llegó en el Lago de Ginebra. En el personaje del monstruo de buen carácter, se inspira en Shelley, que se trata como un monstruo toda su vida y que se excluye de la sociedad de sus semejantes porque no puede “ser humano” en ella.

Y como Percy Bysshe Shelley, el monstruo de Frankenstein también come una dieta puramente vegetal (“Mi comida no es la del hombre. No destruyo el cordero y el cabrito para saciar mi apetito; las bellotas y las bayas me proporcionan suficiente alimento”).

A partir de 1818 vivieron juntos en Italia, y poco antes de cumplir los treinta años se ahogó en el Golfo de Livorno en 1822 cuando se vio envuelto en una tormenta durante un viaje en barco con dos amigos. Sólo muchos años después de su muerte los poemas y escritos de Shelley ganan reconocimiento.

Nuestro compromiso en el siglo XXI

Como Percy Bysshe Shelley, la preocupación básica de la Sociedad Vegana es que los animales no nazcan sólo para aterrizar en nuestros platos. Sin embargo, quien viva como vegetariano, no tiene que esconderse más.

Esperamos que esta pequeña reflexión de Percy Bysshe Shelley el cual, es posible como lo digo en el titulo es uno de los primeros famosos veganos de la historia, si tienes algún comentario me encantaría oírlo, saludos su amiga Ana Vengana.

 

Deja un comentario