Miel con limón, ¿Medicina para todo o leyenda urbana?

Miel con limón para la gripe

Lanza la primera piedra si nunca usaste la famosa miel con limón para curar una gripe, un resfriado, un dolor de garganta o una fiebre.

La mezcla ha sido promovida durante mucho tiempo como un elixir de salud y bienestar en todo el mundo, y cuenta con quienes aseguran que tiene otros beneficios, como la eliminación de toxinas, grasas e incluso el tratamiento de la piel. 

Por supuesto, tanto la miel como el limón tienen nutrientes que aportan muchas ventajas para el buen funcionamiento del cuerpo, pero ¿son tan poderosos como para ser efectivos para todo?

Dos ingredientes pesados

Producida por las abejas, la miel se utiliza comúnmente como sustituta del azúcar procesado en la cocina, y también tiene funciones terapéuticas, como el tratamiento de heridas y quemaduras de la piel. El limón, por otro lado, es un cítrico muy utilizado en las especias y en la preparación de zumos y postres. Su mayor beneficio proviene de la abundante presencia de vitamina C en su composición.

Por lo tanto, es una creencia común que la combinación de estos dos ingredientes en una bebida puede ayudar con una larga lista de enfermedades comunes, incluyendo problemas digestivos, acné y aumento de peso. Sin embargo, no todas las ventajas que se le atribuyen a este compuesto están respaldadas por la ciencia.

Lo que dicen los estudios sobre esta medicina casera

Ya sea pura o diluida en té caliente, la miel es un tratamiento popular para los resfriados y la tos, especialmente en los niños, y los estudios realmente apoyan que está aliada con la reducción de la gravedad y la frecuencia de la tos en las personas con infecciones respiratorias.

Sin embargo, en el caso del limón, la vitamina C estimula la producción de glóbulos blancos que ayudan al cuerpo a combatir las infecciones.

La fruta también es rica en flavonoides, un compuesto vegetal que, cuando es absorbido por el cuerpo, puede reducir el riesgo de enfermedades cardíacas y diabetes e incluso prevenir el declive cognitivo.

Por lo tanto, la combinación de ambos en una bebida sabrosa tiene el apoyo de la ciencia como ayuda en el tratamiento de los resfriados, la tos y la gripe.

Además, una taza de té caliente y miel con limón es un remedio calmante para el dolor de garganta y agradable de beber cuando se siente enfermo.

Reclamos populares sin pruebas

Sin embargo, muchas afirmaciones sobre este par no tienen evidencia científica que las apoye.

  • Libera toxinas: No hay evidencia científica que confirme la efectividad del uso del limón y la miel para eliminar las toxinas del cuerpo. 
  • Mejora el acné: La miel es beneficiosa cuando se aplica directamente sobre la piel, pero no hay validación de que la mezcla pueda ayudar a prevenir o tratar el acné. 
  • Quema la grasa: La afirmación popular de que el agua y miel con limón quema la grasa es falsa. La mejor manera de perder el exceso de grasa corporal es seguir una dieta sana y equilibrada, hacer ejercicio y aumentar el número de calorías que se queman.

 

El mejor horario para hacer ejercicio

Deja un comentario