Mis tres semanas en la granja de mi tío anegdota

En una granja común y corriente que se encuentra en el estado de Tlaxcala Mexico, los animales pueden ser simplemente animales sin tener que proporcionar algún servicio o producto de ellos mismos. Yo viví en la granja de mi tío, durante 3 semanas y contare mi historia.

Durante este tiempo conocí a una mula muy segura de sí misma, a un pollo mediador y a una pandilla de perros algo diferente.

Cuando estuve en la granja de mi tío, el cerdo “Cochi”  (foto de arriba) me saludó inmediatamente. Con ojos alerta me miró a través de las barrotes o tubos de protección y me olfateó la mano. Más tarde me enteré de la historia de “Cochi” : En realidad, por asares del destino hubiera terminado en el matadero, pero era demasiado “pequeña” y por lo tanto habría dado muy poca carne.

No sólo el pensamiento de que ella realmente hubiera sido sacrificada es irritante, sino también que “Cochi” es  relativamente pequeña, !pero se  ve enorme¡.

Al menos para gente como yo, que no había interiorizado que los cerdos pueden crecer hasta dos metros de largo y pesar unos 300 kg imagínense.

Además de los cerdos, la granja da una segunda vida a muchos otros animales: perros, gatos, caballos, cabras, ovejas, gansos, pollos, pavos reales, conejillos de indias y tortugas.

Con la excepción de los perros y gatos (que aquí en la ciudad es muy común verlos o tenerlos), apenas he tenido contacto con la mayoría de estos animales hasta ahora. Por lo tanto, mi primer contacto con ellos fue, en consecuencia, cuidadoso y un poco con miedo no por que fueran peligrosos, sino por mi desconocimiento.

Pero cuanto más tiempo trabajaba en la granja de mi tío más se desvanecían estas inhibiciones. Siempre hay algo que hacer en la granja es decir: Abonar, alimentar, arreglar las cercas, dejar entrar y salir a los animales, hacer pasarelas con ellos es decir “pasearlos”, plantar árboles y, de nuevo, abonar y alimentar así como estar pendiente que no se te escape ninguno de estos animalitos.

 

Cada animal: Un individuo con carácter diferente

Rápidamente desarrollé cierta confianza en los animales y llegué a conocer sus personalidades únicas. Un ejemplo es la mula “Chela”. Aunque es mas pequeña que las otras mulitas que existen ahí, no se deja vencer. Al contrario: “Chela” es siempre una de las primeras en comer y se afianza, por ejemplo, cuando defiende su lugar en la paja o si la quieren molestar las otras mulitas.

 

 

También me gustó mucho ver a la pollita la wereja. Les cuento en la granja de mi tío es un ring, hay dos grupos de pollos en una sección separados cada uno. Me sorprendí mucho cuando de repente vi a la “wereja”, mientras yo limpiaba el granero, saltando al otro lado de su corral. Sin embargo, resultó que la atlética “wereja” cruza la valla hacia los otros pollos muy a menudo y asume el papel de  pertenecer a los dos grupos. Se siente cómoda en ambos corrales y se lleva bien con todos los demás pollos de la misma especie.

También he llevado a la gata carlotita a mi corazón. Es muy cariñosa y puede ser acariciada por todas partes, incluso en su vientre. También me gustaría mencionar al cerdo enano Sofía otro igual que “Cochi”. La dama es un poco áspera para sus congéneres y por lo tanto actualmente esta solita en un corralito. Pero es muy curiosa y amistosa con los humanos. Para que no se aburra, le dimos una bola llena de heno. Estaba muy contenta, la persiguió durante media hora a través de su corralito juegue y juegue.

 

Por supuesto, no sólo he construido la confianza hacia los animales en estas 3 semanas, sino también los animales hacia mí. Pienso, por ejemplo, en el perro pastor Chetos, cuyo grueso pelaje peiné. Después de que yo ya había trabajado en la granja durante las dos primeras semanas, él disfrutó visiblemente cuando le pasé por encima del pelo.

Fue similar con los caballos. Mientras me aseguraba de mantener una distancia segura al limpiar su recinto al principio, éramos un equipo bien ensayado hacia el final: Si un caballo estaba parado frente a la entrada, podía señalarle tocándolo ligeramente que por favor se apartara del camino por un momento.

Un punto importante fueron siempre los paseos con los perros. Cuatro de los cinco perros de la granja tienen discapacidades menores o mayores en sus patas y por lo tanto tienen problemas para caminar. ¡Pero la alegría con la que la banda va a su gira de descubrimiento es más que contagiosa!.

 

Chetos el perro pastor de la granja

 

Espero que esta historia que te conté o como dije la inicio  para mi una gran anécdota sobre la en la granja de mi tío, te haya gustado espero tus comentarios y si tuviste un caso parecido deberías contárnoslos saludos tu amiga Ana Vegana

Deja un comentario